Luces para aprender

Bienvenidos ya está en la nube

Educación . 06/06/2018
Tamaño del texto + -

Bienvenidos

 

En 2014 se realizó Bienvenidos un cortometraje inspirado en el proyecto Luces para Aprender de la mano del director español Javier Fesser y la productora Películas Péndelton. El estreno tuvo lugar en una sala del centro de Madrid en diciembre  2015.

 La película Bienvenidos muestra la llegada de internet a las escuelas de comunidades donde no hay electricidad, con la idea de mostrar la realidad que allí viven y los cambios que la conectividad que aporta Luces para Aprender puede generar.

 Los actores que aparecen en Bienvenidos son residentes de pueblos cercanos a Cajamarca y los protagonistas, niños cajamarquinos: Anny, Alidel y Gisela, pequeños actores por naturaleza.

 Ficha Técnica 

Anny es una despierta y encantadora niña de nueve años. Alidel es su hermanito de seis años. Todos los días caminan con ilusión hasta la escuela porque allí aprenden muchas cosas y juegan con sus amigos, aunque a veces las dos horas y media de ida y las tres de vuelta se les hacen un poco pesadas, sobre todo cuando el trabajo ayudando a su familia con el ganado o la “chacra” es más duro de lo habitual.

Su camino recorre verdes valles y hermosas montañas, pues viven en una remota comunidad en el corazón de los Andes peruanos, a más de 3.000 metros de altura.

 Gisela es su primita y comparte edad e inquietudes con Anny, pero va a otra escuela que queda más cerca de su casa. Gisela es afortunada; los señores ingenieros han instalado en su escuela de Vista Alegre, los paneles solares y la conectividad satelital para conectarse al mundo a través de Internet.

 Anny está deseando que hagan lo propio en su escuela de Ingatambo. Así podrá conocer a mucha gente y formular todo tipo de preguntas para aprender más y para ayudar a su familia a resolver cuestiones de toda índole; como saber cómo prevenir enfermedades en el ganado o averiguar si la explotación de la gigantesca y cercana mina de oro es tan poco contaminante como aseguran sus responsables.

 Lo que no saben ni Anny ni Gisela es que la llegada de Internet no solo va a ser una bendición para sus comunidades, sino que gracias a ello, el mundo entero está a punto de descubrir lo que allí está sucediendo.”